trueques

El trueque de servicios, cómo funciona y cosas a tener en cuenta

¿Conoces el fenómeno conocido como trueque de servicios? En los últimos años el trueque o intercambio de servicios está creciendo no sólo a nivel de particulares, sino también a nivel empresarial con el intercambio entre empresas o bartering.

La crisis económica y el desarrollo de internet y las nuevas formas de comunicación han permitido que esta forma de intercambio comercial crezca año tras año. En realidad el trueque de servicios no es una idea novedosa, sino que se remonta a muchos siglos atrás.

El origen del trueque es casi tan antiguo como el origen de la humanidad. Cuando una comunidad contaba con un excedente de producción utilizaba ese excedente para intercambiarlo por otros productos que necesitaba. Se trata de las primeras formas de comercio entre los hombres, recibían el nombre de permutas, y no había dinero en la transacción.

A partir del nacimiento de nuevos bienes de consumo y de las dificultades para establecer el precio exacto de un bien, este sistema fue abandonándose. La solución para solventar estos problemas fue buscar un producto de referencia a partir del cual establecer un valor para el resto de mercancías. De ese modo nacía la moneda y el dinero como tal.

En la actualidad, debido a la crisis, el trueque como método de intercambio comercial vuelve a resurgir, e internet es la herramienta que permite poner en contacto a personas muy alejadas y desconocidas entre sí que persiguen objetivos comunes.

trueque de servicios

Cómo funciona el trueque de servicios

Como comentamos, el trueque de servicios funciona de manera similar al trueque en la antigüedad, es decir personas que necesitan un determinado servicio y ofrecen otro a cambio. Un ejemplo de trueque en la actualidad es el fenómeno conocido como wwoofing, que son personas que se prestan voluntarios para hacer trabajo doméstico o de gestión a cambios de poder alojarse en hoteles, granjas o albergues.

La palabra wwoofing procede del acrónimo Wwoof (World Wife Opportunities on Organic Farms) y el intercambio de servicios es el siguiente: una gran red de granjas en todo el mundo ofrece alojamiento a voluntarios a cambio de que éstos aprendan y trabajen en el entorno de la granja. Aunque el fenómeno comenzó en granjas, existen plataformas en internet que regulan estos mismos servicios para trabajar en hostales o incluso casas particulares.

Las dificultades para acceder al crédito y a la financiación está animando a muchas empresas a llevar a cabo intercambios con otras empresas, intercambio que puede ser de servicios, de trabajo, de personas o incluso de tiempo. En el caso de las empresas, antes de proceder a un intercambio de este tipo, han de tenerse en cuenta algunos aspectos importantes.

  1. Estudiar a fondo las propuestas de intercambio antes de tomar una decisión y comprobar si el intercambio se adapta a las necesidades de la empresa.
  2. Negociar con la otra empresa los productos y servicios a intercambiar así como el volumen y la fecha de entrega.
  3. Una vez alcanzado el acuerdo de intercambio es importante redactar un documento que establezca las condiciones del acuerdo.

trueque de servicios

Aspectos positivos y negativos del trueque de servicios

En los tiempos actuales de crisis económica, el trueque de productos y servicios puede suponer un alivio para muchas personas o empresas que no tienen facilidades de liquidez, ya que se pueden comprar o intercambiar bienes de cualquier tipo sin necesidad de utilizar dinero.

El trueque además permite establecer redes de contacto y fomentar modos de comercio más sostenibles. Un ejemplo que aúna estos dos conceptos son las comunidades que se crean en Facebook como grupos de intercambio, en ellas las personas ponen a la venta productos de segunda mano u ofrecen servicios a cambio de recibir otros servicios a modo de pago al tiempo que establecen una relación.

A partir de muchas de estas experiencias de intercambios de servicios han nacido startups que han crecido hasta alcanzar facturaciones millonarias y que se basan en esta nueva forma de consumo colaborativo.

En cuanto a las desventajas, el principal elemento negativo del trueque es la imposibilidad de establecer un valor equitativo entre productos o servicios que son diferentes entre sí, ¿qué vale más, una clase de guitarra o llevar a la mascota al veterinario?

Y otro aspecto negativo del trueque de servicios es que no siempre es fácil encontrar a un particular que esté dispuesto a intercambiar lo que se desea a cambio de lo que se puede ofrecer. Las diferentes plataformas de bancos de tiempo en internet en realidad no funcionan como un trueque, sino que es el tiempo el que actúa como unidad de intercambio.

sin-dinero-hay-trueque

Consumo colaborativo y trueque de servicios

El consumo colaborativo o la Economía de la Colaboración es la evolución del trueque de servicios. La clave del consumo colaborativo no se basa en la propiedad sino en la capacidad de acceso. Es una forma de intercambio comercial donde se presta, se dona, se alquila o se da una segunda vida a determinados productos.

Los críticos sostienen que esta forma de comercio ya existe desde hace miles de años, mientras que los partidarios lo aceptan y resaltan el hecho de  que gracias a la tecnología actual, particularmente internet, el servicio se ha vuelto más escalable y eficiente.

Si uno de los problemas del trueque era no poder encontrar a particulares dispuestos a intercambiar bienes y servicios, con internet este problema se resuelve, ya que existen plataformas donde se puede filtrar qué se está buscando y qué se está ofreciendo.

Dentro del consumo colaborativo se pueden diferenciar tres grandes divisiones: sistemas basados en producto, sistemas basados en mercados de distribución y estilos de vida colaborativos.

El consumo colaborativo está presente en buena parte de los sectores de la economía (turismo, moda, transporte, finanzas, mensajería, intercambio y alquiler de productos, cultura y ocio, etc.), se calcula que para el año 2025 las principales actividades de la economía colaborativa moverán cifras de negocio que alcanzarán los 335.000 millones de euros.

trueque-permuta

Plataformas de trueque de servicios

Existen múltiples páginas donde poder intercambiar servicios o artículos de todo tipo: quierocambiarlo.com, trueques.com. ofrezcoacambio.com, sindinero.org, truekeo.com, supermuta.es, stylelovely.comcreciclando.com o homeforhome.com.

La tercera vía para intercambiar productos y servicios sin necesidad de tener que acudir a estas plataformas es visitar los portales de anuncios clasificados. Cada día se publican miles de anuncios en estas páginas que atraen una cantidad enorme de tráfico web. En los portales de anuncios la gente compra y vende productos, buscar trabajo y ofrece servicios de todo tipo. Luego solo hace falta llegar a un acuerdo con la otra parte para que, en lugar de pagar por el servicio prestado, se realice otro servicio a la otra persona que se utiliza a modo de pago.

Con las plataformas de trueque online ha ocurrido un fenómeno similar al de los portales de anuncios clasificados y los portales de empleo, es decir, han proliferado considerablemente en los últimos tiempos, siendo muy habitual encontrar en ellos cualquier cosa que te pueda hacer falta.

En cualquier caso, el trueque de servicios parece que ha vuelto para quedarse, porque ofrece unos elementos atractivos que los intercambios comerciales tradicionales no incluyen, como la posibilidad de establecer redes de contacto o la aportación del valor de la sostenibilidad y el compromiso social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*